Nodecharts #007 – Ondas capitalización realizada de Bitcoin

Nodecharts

Nodecharts

INTRODUCCIÓN

¡Bienvenidos al informe semanal de Nodecharts!

En esta ocasión, exploraremos la evolución de la métrica que analizamos la semana pasada, ya que consideramos que puede mejorar los resultados para determinar cuándo entrar o salir de una posición en Bitcoin.

La métrica en cuestión es las ‘Ondas de Capitalización Realizada por Edades’. Antes de ver su funcionamiento, es importante comprender sus orígenes y la información que proporciona.

Como algunos de vosotros sabréis, en el mercado de valores tradicional, existe una valoración que permite representar la magnitud y el valor de una empresa: la capitalización de mercado. Esta se calcula multiplicando el número de acciones en circulación por el último precio de cotización.

En el mercado de los criptoactivos, en lugar de acciones, utilizamos el total de monedas en circulación y lo multiplicamos por el precio de mercado de la moneda en cuestión. Esto nos permite medir el valor total de la red de cualquier criptoactivo.

A pesar de que la capitalización de mercado ofrece una visión general del valor total de una red, consideramos que existe una métrica más precisa para evaluar esta valoración: la capitalización realizada.

La capitalización realizada difiere al calcular el valor de cada moneda multiplicándola por su precio de adquisición, en lugar de basarse en el último precio de cotización. En otras palabras, valora cada moneda según el precio en el momento de su última transacción.

Este enfoque nos brinda una medida más precisa de la valoración de la red, ya que considera y minimiza el impacto de las monedas perdidas e irrecuperables.

Por lo tanto, la capitalización realizada nos ofrece el valor acumulado de todos los bitcoins según el precio en el momento de su última transferencia, mientras que la capitalización de mercado refleja cuánto valen esos bitcoins en función del precio actual de mercado.

Vamos a ilustrar con un ejemplo cómo funciona exactamente esta métrica. Representaremos en una tabla cómo las monedas se trasfieren entre direcciones durante una tendencia alcista y el impacto que tienen en la valoración al ser transferidas o, por el contrario, al permanecer inactivas en esas direcciones.

Ahora, desglosaremos los pasos seguidos en este ejemplo:

– Comenzamos con 100 BTC en la dirección A, minados cuando el precio de Bitcoin no cotizaba en dólares, por lo que su valor se registra como cero dólares.

-Cuando el precio alcanza los 0,1 dólares, se envían 50 BTC desde la dirección A a la dirección B y los 50 BTC restantes se devuelven a la dirección original. En este punto, los bitcoins se revalúan según el nuevo precio, y tanto la capitalización de mercado como la capitalización realizada muestran el mismo valor.

-En la siguiente transacción, la dirección B envía 20 BTC a la dirección C y recibe 30 BTC de cambio. Estos 30 BTC y los 20 BTC enviados se valoran según el nuevo precio de 5 dólares. A pesar del aumento en el precio, los 50 BTC en la dirección A que no se han movido siguen manteniendo su precio original de 0,1 dólares. Aquí es donde observamos la primera diferencia entre la capitalización de mercado y la capitalización realizada.

-El precio sube a 100 dólares, y la dirección C realiza una transacción enviando 10 BTC a la dirección D, 5 BTC a la dirección B y recibe 5 BTC de cambio. El total de 20 BTC ahora se valora según el precio actual de 100 dólares. La dirección A sigue teniendo 50 BTC valorados al precio original de 0,1 dólares, mientras que la dirección B, aunque recibe 5 BTC a un nuevo valor, aún mantiene 30 BTC valorados a 5 dólares, el precio original desde que recibió la transacción. Una vez más, se observa la diferencia entre la capitalización de mercado y la capitalización realizada.

En resumen, contabilizamos las monedas no gastadas según el precio en el momento de la última transacción, independientemente de la fluctuación en la cotización de Bitcoin.

Sin embargo, cuando se envían bitcoins a nuevas direcciones o se reciben a la dirección original de un cambio, los contabilizaremos a un nuevo precio.

Ahora que comprendemos cómo funciona la capitalización realizada y la segmentación por cohortes de temporalidad que ya vimos con las ondas HODL, aplicaremos el mismo enfoque a la capitalización realizada. De esta manera, vamos a segmentar el valor total acumulado en dólares de la red según cada periodo temporal.

Vamos a ver la gráfica:

Al igual que la semana pasada, donde buscamos patrones para detectar zonas de acumulación y distribución, analizaremos el período entre 2014 y 2018 en busca de similitudes en el comportamiento de los usuarios a lo largo del tiempo.

Las flechas verdes representan los años en los que las ondas de largo plazo predominan en el ciclo y son los momentos donde se producen las zonas de acumulación, coincidiendo con mínimos del ciclo. Por el contrario, durante los aumentos de precio, los usuarios de largo plazo transfieren sus bitcoins a usuarios de corto plazo. Esta métrica evidencia claramente la transferencia del valor de la red de usuarios de largo plazo a los de corto plazo, y viceversa, permitiéndonos detectar con mayor precisión los movimientos de acumulación y distribución.

En este caso, también podemos identificar no uno, sino dos patrones muy interesantes. En el primero, debemos seleccionar las temporalidades de más de 3 meses; históricamente, cuando el 80% del valor de la red pertenece a estos usuarios, se han producido las zonas de acumulación.

Por otro lado, si nos centramos en las temporalidades inferiores a 3 meses, podemos detectar las zonas de distribución. Aunque en este caso no podamos establecer un porcentaje exacto, el rango entre la línea de tendencia que se observa a continuación y el máximo anterior nos indica el punto donde podría generarse una futura zona de distribución.

Ahora, vamos a realizar un análisis de cada ciclo de Bitcoin para examinar con más detalle estos movimientos. De manera similar a como lo hicimos con las ondas HODL, buscaremos patrones en esta métrica que indiquen quiénes acumularon durante los periodos estudiados y posteriormente distribuyeron a nuevos usuarios.

2010-2011

El precio de Bitcoin comenzó a cotizar el 17/07/2010, lo que significa que en este periodo el valor en dólares recién se establecía, razón por la cual no aparecen bandas de largo plazo. Durante estos primeros años, las temporalidades que acumularon un mayor valor dentro de la red fueron aquellas entre 1 mes y 6 meses. A mediados de 2011, las ondas de más de 1 semana se contraen (líneas en rojo), marcando la primera distribución de Bitcoin.

2011-2014

En el periodo entre 2011 y 2014, notamos que las temporalidades de más de 3 meses hasta 2 años adquirieron una relevancia significativa en la acumulación y maduración de bitcoins. En abril de 2013, se produjo la primera distribución como observamos con la compresión de las ondas de esas temporalidades.

Posteriormente, observamos una breve acumulación por parte de usuarios de 1 mes hasta 6 meses para luego realizar una segunda distribución en diciembre de 2013.

2014-2018

Entre 2014 y 2018, las temporalidades más relevantes fueron las de más de 6 meses hasta 4 años. A finales de 2017, se observa una vez más la compresión de estas ondas, lo que significó la transferencia de valor de usuarios de largo plazo a nuevos usuarios.

2018-2021

En el periodo entre 2018 y 2021, las temporalidades más destacadas fueron las de más de 6 meses hasta 3 años. En abril de 2021, nuevamente vimos cómo las ondas de estas temporalidades se comprimieron, produciendo una distribución de usuarios de largo plazo hacia usuarios de corto plazo.

Aunque es importante señalar que, como discutimos la semana pasada, en este ciclo parece que varios usuarios que acumularon durante este periodo no vendieron en los máximos del ciclo ya vimos una menor compresión en las ondas de usuarios de largo plazo.

2021-Actual

En el ciclo actual, las temporalidades que han acumulando el mayor valor dentro de la red son las de más de 6 meses hasta 3 años. Cuando se observe una compresión de estas cohortes y los usuarios de corto plazo adquieran un gran valor en la red, será el momento de considerar liquidar los bitcoins.

CONCLUSIONES

En conclusión, las ondas de la capitalización realizada por edades nos proporcionan una visión detallada de cómo los inversores aumentan o disminuyen su valor en la red a lo largo del tiempo. El análisis de estas ondas revela patrones de acumulación y distribución, permitiendo identificar momentos clave en los ciclos de mercado.

Comprender estas tendencias es esencial para anticipar y prepararse ante cambios en la dinámica del mercado. Detectar compresiones en las ondas de largo plazo junto con un aumento en las ondas de corto plazo puede anticipar una fase de venta inminente. A la inversa, una expansión en las ondas de de largo plazo puede señalar períodos de acumulación y posibles tendencias alcistas.

Si te apasiona el análisis on-chain y deseas profundizar en este campo, te invitamos a unirte a nuestra formación sobre análisis on-chain donde podrás expandir tus conocimientos y habilidades en este campo. Además, con esta formación, recibirás una licencia para visualizar más de 600 indicadores de Bitcoin durante un año.

Exención de responsabilidad: Este artículo no ofrece ningún tipo de asesoramiento en materia de inversión. Todos los datos se facilitan únicamente con fines informativos. Ninguna decisión de inversión se basará en la información aquí facilitada y usted es el único responsable de sus propias decisiones de inversión.

  • Únete a nuestro canal de Telegram
  • Síguenos en Twitter
  • Para ver las mejores métricas on-chain visita el Estudio PRO
  • Para detectar las mejores zonas de acumulación y distribución visita Signals